Finalizó la obra del dragado del puerto de Comodoro Rivadavia

Los trabajos se completaron antes de lo previsto y beneficiarán la operatividad del puerto por los próximos 15 años. Cerca de 260 mil metros cúbicos de depósitos se extrajeron del fondo marino, permitiendo la ampliación del calado el arribo de embarcaciones de gran tamaño en períodos prolongados.

Luego de casi tres décadas de abandono por parte de gobiernos anteriores, la administración provincial que encabeza  el gobernador del Chubut, Ignacio Torres, puso en valor al Puerto de Comodoro Rivadavia al finalizar la obra de dragado que beneficiará la operatividad por los próximos 15 años y por consiguiente el desarrollo comercial y logístico de una de las regiones clave de la provincia.

La Administración Portuaria de Comodoro Rivadavia confirmó que la obra se completó antes de lo previsto, lo que asegura el funcionamiento continuo del puerto las 24 horas del día. Además, la ampliación del calado permitirá el arribo de embarcaciones de mediano y gran tamaño durante períodos prolongados, facilitando la creación de rutas regulares para portacontenedores, buques mercantes y carga diversa, entre otros múltiples beneficios.

«Tanto el dragado, como la puesta en valor del Astillero y la Ley de Promoción de la Industria Naval, son ejes centrales para reposicionar al sector portuario comodorense como un lugar preponderante en la región«, había resaltado el propio gobernador, semanas atrás, al inspeccionar el inicio de los trabajos que ahora finalizaron.

Industrias El Corsario S.A.

Sobre la tarea ejecutada, la Administración Portuaria detalló que los trabajos terminados alcanzaron una profundidad de 7,5 metros en el antepuerto y 10 metros a pie de muelle y en la hoya del muelle de ultramar.

Asimismo, se creó un área de 8,5 metros de profundidad para retener y proteger al recinto portuario de los sedimentos que resulten de las corrientes marinas, revelando que, durante la ejecución del proyecto, la draga Ortelius extrajo del fondo marino 257.294 mil metros cúbicos de depósitos.

Además, fue informado que, tras concluir las labores principales el 22 de junio, se procedió con tareas complementarias que incluyeron la instalación de un mareógrafo, dispositivo esencial para medir y registrar las variaciones del nivel del mar, fundamental para la navegación y la gestión portuaria.

También se implementó un ecosonda en la Administración Portuaria, mecanismo utilizado para realizar mediciones batimétricas y estudios del lecho marino, optimizando así las operaciones de mantenimiento y desarrollo futuro del puerto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *